Menu

Equitación: una guía práctica para principiantes

9 grudnia 2019 - Sin categorizar
Equitación: una guía práctica para principiantes

Un caballo es un rebaño que siempre intentará mantener una relación positiva con el hombre. Es extremadamente importante que en dicho sistema las personas se cuiden y no descuiden sus necesidades y expectativas. La equitación es uno de esos deportes en los que puede combinar fácilmente la posibilidad de contacto directo con la naturaleza, la actividad física y hacer amigos. Trabajar con un caballo requiere que el hombre tenga la capacidad de leer las señales enviadas por el animal y hacer esfuerzos para comprender cómo funciona su psique. Los entrenamientos son una excelente oportunidad para construir un vínculo entre la montura y el jinete.

¿Qué atuendo debe tener un aficionado a caballo ?

Ya durante el primer entrenamiento, cada piloto debe estar preparado de la manera correcta. La base en este caso es un conjunto que consiste en pantalones largos y cómodos, calzado completo en una suela plana hecha de material rígido y un casco. Asegurar la comodidad adecuada mientras se conduce es crucial para simplificar el trabajo con un animal.

Gracias a los buenos zapatos, permitimos un soporte estable para los pies en los estribos, y los pantalones protegen nuestros muslos y pantorrillas de roces. En las primeras etapas de aprendizaje, no es necesario invertir en equipos profesionales. Sus elementos individuales pueden ser prestados en el sitio, en casi cualquier institución que ofrezca clases de equitación . Vale la pena tentar la compra de ropa especializada cuando dominamos los secretos básicos de la conducción.

Clases de equitación – información práctica

artículos ecuestres Observando las reacciones de los corredores novatos, sería difícil resistir la impresión de que lo más difícil es dar el primer paso, que es inscribirse y venir al entrenamiento. Sin embargo, cuando esto sucede, generalmente hay un elemento de fascinación con un nuevo pasatiempo. Durante el primer contacto directo con el caballo, uno debe concentrarse en superar el miedo a su tamaño. Es recomendable acercarse a él, darle palmaditas y confiar en él lo suficiente como para poder relajarse mientras ya está en la silla de montar. Por lo general, una gran conmoción resulta ser la sensación específica de balancearse en la espalda de un caballo, que recuerda un poco lo que sentimos cuando las olas del mar nos flotan.

Las clases de equitación comienzan con un intento de encontrar el equilibrio en la espalda del animal. Esto es posible gracias al uso de una serie de ejercicios especiales destinados a guiar al jinete sobre cómo montar un asiento adecuado, así como a generar confianza en la relación humano-caballo.

Es extremadamente importante que el instructor trate a cada alumno individualmente. No es recomendable aplicar ninguna generalización porque somos entidades vivientes, no máquinas. Todos tienen diferentes recuerdos de sus experiencias con los caballos, y algunos no. Por lo tanto, el instructor tiene una gran responsabilidad sobre si el piloto querrá desarrollar constantemente un nuevo pasatiempo o si será un ejemplo de „entusiasmo pajizo”.

La actitud de un hombre en compañía de caballos.

Montar a caballo también está aprendiendo a comportarse adecuadamente en presencia de estos grandes animales. Debe recordarse que no importa qué emociones nos desgarren por dentro, debemos mostrar calma y compostura afuera. Los caballos son extremadamente sensibles a los estímulos externos y reaccionan a ellos muy rápidamente. Mostrar nerviosismo entre las monturas y movimientos demasiado rápidos puede provocar que se provoque un desafortunado accidente.

Los participantes de las clases de equitación deben, sobre todo, escuchar y seguir las recomendaciones del instructor y no evitar hacer preguntas dentro de las áreas de interés para ellos. Los jinetes deben aprender a usar el sentido del habla porque el caballo está „controlado” por la voz. Si las palabras se pronuncian en voz baja y sin certeza, el caballo simplemente no les prestará la más mínima atención. Al mismo tiempo, no exagere, porque un grito puede causar una situación igualmente peligrosa que los movimientos violentos descritos anteriormente. Además de ser un estudiante de equitación, ya está equipado con accesorios de equitación comprados en una tienda de equitación, por ejemplo, True Rider. Allí puede comprar chaquetas , camisas o calzones .

Vale la pena saber que todo tipo de actividades, como peinar, limpiar o ensillar un caballo, deben realizarse desde el lado izquierdo del monte. Si quieres estar del lado derecho, evita caminar debajo de la cabeza del caballo. La mejor solución es caminar frente a él y simultáneamente tocar su cuello u omóplato.

Montar a caballo es una actividad extremadamente noble que desarrolla no solo el lado físico del cuerpo, sino también el mental. Los caballos se han utilizado en terapia para discapacitados durante muchos años. La popularidad de la hipoterapia demuestra que el contacto con estos animales puede ser una verdadera salvación para la salud mental del hombre, tanto un niño como un adulto. Vale la pena intentar dar el primer paseo a caballo y decidir por sí mismo si esta es la ocupación correcta para nosotros. Sin embargo, recuerde que primero debe comparar diferentes ofertas y, sobre todo, aprender opiniones sobre los instructores.